>> buscafortunas.com +++ Historia social de los mercenarios  
  ARTÍCULOS      LIBROS     PELICULAS    VIDEOS     ENLACES    DISCLAIMER 

Decadencia y fin de Roma

del ejército de la República a los mercenarios del Imperio.

Roma se hizo grande y poderosa gracias a las legiones formadas por sus ciudadanos. A finales del siglo V, mercenarios germánicos se hicieron con el poder y acabaron así con el Imperio. El fin del Imperio Romano ha generado una multitud de teorías y especulaciones. Habitualmente se considera que Roma fue conquistada por hordas bárbaras después de que los romanos hubieran caido en la decadencia y en la debilidad militar. Algunos historiadores subrayan el deficitario comercio exterior, con la escasez de metales preciosos, como una de las principales consecuencias. Para otros, la causa eran problemas ecológicos: por ejemplo, los romanos habrían perdido su fertilidad a consecuencia del exceso de plomo en el agua potable. Antes de la toma de Roma, los germanos ya se encontraban desde hacía generaciones a su servicio, por lo que la conquista del poder tuvo una forma parecida al golpe de estado. Además, hay que tener en cuenta que Bizancio tuvo que luchar con enemigos similares –probablemente más fuertes – y, a pesar de ello, consiguió mantenerse durante mil años más. Pero no es éste el lugar para presentar una nueva teoría, sino para observar únicamente el papel que jugaba el servicio militar y, muy especialmente, el de los mercenarios.

El ejército de los ciudadanos romanos tuvo sus guerras más duras contra el rey Pirro y Cartago, quienes luchaban principalmente con mercenarios. Para el historiador romano Polibio, este antagonismo era fundamental y, a la postre, la base del éxito de Roma: «Los cartagineses utilizan mercenarios extranjeros, mientras el ejército romano está formado de compatriotas y ciudadanos. También aquí el estado romano merece más elogio que éste de Cartago. Porque cuando allá, la libertad de la ciudad depende de la bravura de mercenarios, aquí se basa en el valor propio y en la ayuda de los aliados. Por eso, los romanos siempre renuevan la lucha con todas sus fuerzas, incluso cuando han sufrido una derrota, mientras los cartagineses no. Porque los romanos luchan por su ciudad y por sus niños su firmeza nunca cesará: pelean a vida o muerte hasta que dominan a sus enemigos».

Centuriones romanos Inicialmente, tanto en Roma como en las ciudades griegas sólo se enrolaban los «ciudadanos», que gracias a las propiedades podían financiar los gastos militares. Los esclavos y los pobres quedaban exentos, porque se consideraba, atinadamente, que no tenían nada que defender y por eso no serían buenos soldados.  Aunque en tiempos de necesidad –por ejemplo, después de Cannas– hubo excepciones. Este sistema funcionaría más o menos bien durante muchas generaciones. Las dificultades comenzaron con las sangrientas Guerras Púnicas (264-241 y 219-202 a.C.) y las largas campañas en Hispania, Grecia y Asia Menor poco después. En Italia, regiones enteras se despoblaron. Estas y las províncias conquistadas fueron confiscadas como «ager publicus», es decir, tierras devueltas al dominio público. A pesar de ello, estas tierras fueron colonizadas muy pocas veces por campesinos romanos: pronto se convirtieron en latifundios gigantescos, trabajados por masas de esclavos fruto del botín de estas guerras. Esta tendencia fatal se alargó en el tiempo. Mientras muchos campesinos quedaban aruinados por el servicio militar, cada vez más largo, la aristocracia terrateniente, que formaba el Senado, aprovechó la situación para extender sus enormes latifundios.

Con la paulatina desaparición del sector de la población que había suministrado habitualmente la mayoría de los legionarios, se comenzó a reclutar voluntarios entre las clases inferiores que antes habían sido excluidas de este privilegio. Estos legionarios fueron pagados y equipados por el estado, sirviéndole durante casi toda la vida. Los generales apoyaban este cambio porque preferían soldados profesionales. Además, nunca faltaban voluntarios porque con el fabuloso botín que se hacía en aquellos días en el norte de Africa y en Asia, siempre quedaba algo para los legionarios. Hacia el año 100 a.C las antiguas levas de ciudadanos se habían convertido en un ejército de profesionales. Por cierto, la paga estaba estimada por debajo del sueldo de un jornalero, pero cuando el legionario conseguía un buen botín, podía facilmente retirarse tras 16 años de servicio, dedicarse al lote de tierra que le correspondía como pensión y trabajarlo con uno o dos esclavos.

Estos pequeños lotes de tierra destinados a los veteranos se acabaron convirtiendo en uno de los problemas más graves de Roma. Muchos senadores miraban el «ager publicus» como un mero beneficio propio y trataban de contentar a los legionarios con malas tierras o escamoteándoselas directamente. Los grandes latifundios, que habían sido al inicio algo típico del sur de Italia, se extendieron hasta la Toscana, a mediados del siglo II a.C. Aunque hubo graves levantamientos de esclavos y de campesinos arruinados y también serios esfuerzos de los Graco (133-21 a.C.) por hacer una reforma agraria, todo ello fracasó frente a las intrigas de los senadores: los Graco acabaron asesinados.

Democracia y servicio militar obligatorio no son valores absolutos, sino formas de organización política en sociedades con una clase media fuerte. No hay que ser un historiador para entender que pasa con una sociedad que elimina a su clase media. Probablemente la democracia será víctima de un golpe militar o de una revolución, donde los soldados mal pagados son los instrumentos de los nuevos déspotas.

Muchos de los legionarios ya no eran romanos sino que habían sido reclutados entre los aliados. Sus vínculos con Roma y con la clase dominante eran escasos. Eran conscientes de que no podían fiarse de las promesas de parcelas después de los largos años de servicio. Otro factor a tener en cuenta es la total dependencia hacia sus generales, quienes les habían permitido saquear a sus anchas durante las campañas y que, como políticos importantes, les podían apoyar para conseguir sus parcelas. Uno de estos jefes era Sila (Sulla), que había marchado sobre Asia con seis legiones y había recogido un inmenso botín entre las ricas ciudades. Vuelto a Italia y apoyado por sus fieles legionarios instaló la primera dictadura militar. Gobernó durante años con mano dura e instituyó un régimen de terror. Finalmente se retiró a la Campania, donde muchos de sus veteranos habían recibidos tierras, de forma que nadie pudo tocarle.

legionario celta De Sila a la lucha por el poder entre Pompeyo y César, que querían acabar con la democracia en su propio favor, quedaba solamente un paseíto. Pompeyo había empezado su carrera bajo el mando de Sulla y había hecho tanto botín en las guerras en el este, que no era solo uno de los hombres más ricos de Roma, sino que también pudo contar con la lealtad de sus veteranos. César, por el contrario, era un advendizo, que disponía de poco más que buen nombre y elocuencia. Primero consiguió, como gobernador de Hispania, arreglar sus graves problemas financieros. Regresó rico y pudo así «comprarse» el puesto de gobernador de la Galia Cisalpina durante cinco años. Hay montones de libros sobre «La guerra de las Galias», que analizan las batallas, los sitios y el genio militar de Cesar. Pero muchas veces no se considera que el objetivo central de Cesar era la creación de un ejército leal propio. Inicialmente el Senado le había concedido cuatro legiones: al fin de la guerra, tenía 11, todos soldados endurecidos y probados en campañas largas. E, importante de recordar, todos soldados absolutamente leales a él, su generoso general.

La mayoría de estos legionarios habían sido reclutados en la Galia Cisalpina y Transalpina, la Liguria y el sur de Francia de hoy. Por ello, muchos eran celtas poco romanizados, quienes no todos tenían la ciudadanía romana. Una legión estaba formada completamente de celtas. Además, había grandes contingentes de mercenarios extranjeros: jinetes numidios, galos y germanos, arqueros cretenses y honderos de las Baleares. Al empezar la guerra civil Cesar dobló el sueldo de sus tropas a 225 denarios al año. Después de su victoria, la República y la democracia se acabaron definitivamente.

Los sucesores de Cesar, los emperadores romanos se apoyaron en un ejército profesional, en cuyas filas los itálicos disminuyeron rápidamente. A causa de la extensión de la ciudadanía estos legionarios se fueron convirtiendo en Romanos. Al mismo tiempo, aumentó el número de extranjeros en los «auxilia», los cuerpos auxiliares, que recibían la ciudadanía después de unos 25 años de servicio. El problema fundamental no eran los extranjeros, que se fueron integrando fácilmente, sino que el ejército devino el poder decisivo del estado adquiriendo cada vez más influencia en el nombramiento de los nuevos emperadores.

Es muy ostensible el papel que jugó la guardia pretoriana, que, acuartelada en la capital, asesinó y nombró emperadores a placer, incluso subastando el poder al mejor postor. Conscientes de la dependencia del favor de las legiones y en especial de los pretorianos, uno de los métodos más frecuentes de los emperadores para asegurar sus apoyos eran regalos de dinero entre las tropas. De ello se puede inferir que es pertinente  hablar de una «mentalidad de mercenarios» entre las legiones, especialmente entre los pretorianos. El último consejo del emperador Septimo Severo a sus hijos fue: «Enriqueced a los soldados y no os preocupéis de más». No obstante, las legiones no solamente defendían las fronteras del inmenso imperio, sino también servían como institución de integración para todos los «bárbaros», hasta que llegó la gran crisis del siglo III.

Existen, a su vez, abundantes teorías sobre la crisis sin que haya un acuerdo entre los historiadores sobre sus causas. Es seguro que en el curso del siglo III los metales preciosos escasearon hasta casi desaparecer y con el tiempo, todo el sistema financiero y fiscal se desmoronó. Se reducía el oro y la plata en las monedas, lo que aceleró la inflación hasta un derrumbamiento total de la moneda. En paralelo, olas de bárbaros inundaban constantemente las fronteras. En el este, los sasánidas conquistaban Mesopotamia; en Escocia, los romanos tuvieron que retirar la frontera hasta el vallado de Adriano; francos y alamanes franquearon el Rin saqueando la Galia y el norte de Italia, mientras grandes partes de Grecia eran devastados por los godos (256-67).

Sería demasiado fácil construir una línea recta entre estas graves primeras incursiones y el hundimiento final del imperio 200 años más tarde. Roma había superado otras crisis y tenía fama de levantarse más fuerte tras sus derrotas. Comparada con sus antiguos enemigos las tribus germánicas no eran muy numerosas; en sus batallas más importantes no movilizaron más de 20.000 guerreros. Además, cabe subrayar que Bizancio, que en esa época luchaba contra los sasánidas, militarmente más fuertes, consiguió salvarse de la crisis. También Roma encontró generales que pudieron estabilizar la situación. Bajo el emperador Valentianus (364-75) los alamanes fueron rechazados de la Galia, los pictos frenados en Escocia, una rebelión en el norte de Africa reprimida y la frontera del Danubio defendida. El quid de la cuestión radica en saber por qué esta crisis se convirtió en una situación permanente y qué tuvieron que ver los mercenarios con todo esto.

indemnizacion de legionarios Mientras el ejército de Roma consistía en gran medida en mercenarios bárbaros, que podían escalar en rango, los pocos legionarios romanos venían de las clases inferiores y servían solamente por dinero. A pesar de ello, la fiabilidad de los legionarios no era un problema especialmente grave. Normalmente acababan sus 20-25 años de servicio y después de recibir la ciudadanía romana se establecían junto a sus antiguas guarniciones. El problema central continuaba siendo la reforma de las tierras. Desde los días de Sila, los latifundios habían crecidos sin freno. Así, en el siglo I cuenta Plinio que la mitad de la provincia de Africa se quedó en manos de seis (!) latifundistas. Consecuentemente el estado no disponía de tierras suficientes, por lo que desde hacía tiempo se empezó a indemnizar a los veteranos mediante sumas de dinero. Pero los ricos senadores bloquearon no solamente la concesión de parcelas, sino que tampoco pagaron los impuestos derivados de sus enormes propiedades. En los tiempos antiguos los campesinos romanos no solo habían formado la espina de las legiones, sino que también habían alimentado al estado con sus impuestos. Después, con las grandes conquistas, se hizo tanto botín que las guerras se financiaron solas. Por otro lado, muchos veteranos también se quedaban tierras en las provincias sometidas como forma de colonización.

Todo esto acabó cuando Roma llegó a sus límites. Tras la conquista de Britania (14), se realizó la toma de Dacia (106), con lo que el imperio finalizaba su expansión. Así, mientras cesaba la afluencia de botines, bajaba el total de impuestos en el interior, que, además, eran a menudo defraudados por funcionarios corruptos. Al mismo tiempo aumentaron los costes militares dado que el ejército estaba profesionalizado y no se podía indemnizar a los veteranos con tierra. El resultado era que los legionarios fueron peor pagados cada vez, mientras, de paso, no faltaban las maniobras para engañarles en sus indemnizaciones. Su tiempo de servicio se había alargado hasta los 30 o 40 años de duración, con la esperanza de que solamente pocos tuvieran acceso a los derechos. Y los que todavía cumplían su servicio frecuentemente recibían a cambio campos en zonas pantanosas o en montañas.

El aumento de los sueldos no podía mantenerse con la inflación, así que, para los legionarios era imposible ahorrar algo. Los bárbaros fueron alistados a la fuerza, no porque fueran mejores guerreros, sino porque un romano prefería vivir de limosnas en la calle antes que apuntarse por una miseria de sueldo. Al final. la escasez de soldados fue tan fuerte que se reclutó a menudo prisioneros de guerra y se creó la profesión de «soldado hereditario», lo que significaba que los hijos de los legionarios eran condenados al mismo destino si no encontraban un vía para escapar. El servicio militar se transformó en una forma de esclavitud.

En estas circunstancias, a los veteranos les quedó solamente una opción, si querían pasar sus últimos años con un poco de dignidad: confiar ciegamente en su general. Únicamente si éste subía lo bastante en la jerarquía, podía encargarse de que sus veteranos recibieran unos campos adecuados. Por eso todo esta época se caracterizó por la presencia de legiones que proclamaban, desde la periferia, a sus generales como emperadores. El ejército luchaba más en guerras civiles que contra enemigos exteriores. En así llamada «anarquía militar» (235-70) hubo unas tres docenas de emperadores proclamados por sus soldados.

No obstante, todavía se consiguieron mantener las fronteras, vencer a grupos de invasores y rechazarlos. Las antiguas legiones fueron reemplazadas cada vez más por unidades de caballería. Estas tenían la ventaja de una mejor movilidad y menor costes, porque requería el mantenimiento de menos soldados. De este modo, el ejército romano se acercó paulatinamente a sus adversarios bárbaros, además de detalles de comportamiento personal: los mercenarios llevaban escudos ovales, cotas de malla, espadas largas, y luchaban bajo banderas de dragón; y cuando proclamban a un emperador, lo subían encima de sus escudos como era la costumbre germánica.

mercenarios germánicos proclaman un emperador Finalmente, tampoco pudieron pagarse estas tropas y Roma comenzó a contratar tribus enteras bajo el mando de sus jefes. Como «sueldo», estas tribus, como por ejemplo los godos, recibían províncias enteras para satisfacer sus necesidades, o bien se les realizaba un solo pago al inicio y luego se les concedía el derecho de saqueo, naturalmente en las províncias romanas que debían defender. Sólo entonces llegó el verdadero final del camino: en el año 476, Odoacro era aupado encima del escudo por los mercenarios germánicos haciéndole rey des los germanos en Italia.

Resumamos toda esta evolución en términos modernos: Roma se hizo grande con una forma de servicio militar obligatorio para sus ciudadanos. Con la concentración de tierras y con la economía basada en la esclavitud, se redujo la clase media, que era quien proporcionaba los legionarios. No obstante, las grandes conquistas permitieron la transformación en un ejército profesional para el que se alistaron sobre todo gente de las clases inferiores. Pero esto llevó al fin de la república y condujo a una dictadura militar permanente. Al demorarse la llegada de los botines de guerra y las reformas internas, empeoró tanto la situación de los soldados que se comenzó a reclutar extranjeros, que, a cambio, recibían la ciudadanía. Con la economía cada vez más arruinada a causa de los golpes de estado y de las guerras civiles, se contrataron señores de guerra autónomos, que tenían que vivir del país, apoderándose finalmente del poder.

En esta evolución, desde las levas de ciudadanos hasta el ejército de mercenarios extranjeros, no se puede fijar una frontera clara: por el contrario, se trata de proceso constante, en el que el soldado profesional se encuentra a medio camino entre el miliciano y el mercenario. Los mercenarios extranjeros, que ya existían en la república, fueron asimilados durante un largo tiempo por el ejército como instrumento integrador, por lo que perdieron su carácter mercenario convirtiéndose en romanos. Después, ya fue poco importante si los legionarios eran reclutados entre bárbaros o entre campesinos romanos aruinados. En el momento en que los soldados luchaban sobre todo por una vida modesta y perdían el sentido de lealtad hacia el estado, todos se convirtieron en mercenarios, daba igual si eran extranjeros o romanos de pleno derecho.

Hay bastantes razones para concluir que la ruina de Roma no radica en sus mercenarios, sino en la codicia de sus clases poderosas. También se era consciente de este problema ya en la época, pero, evidentemente, ninguno de los emperadores romanos tuvo la fuerza necesaria para imponerse sobre los intereses de los grandes latifundistas. Cierto que algunos mataban a senadores, confiscaban tierras y las distribuían entre sus soldados. Pero esto sólo se aplicaba a la propia clientela: no eran reformas profundas. Que este no era un destino inevitable nos lo indica la historia de Bizancio, donde los mejores emperadores consiguieron, al menos, unos ciertos compromisos de los terratenientes. Muchas regiones amenazadas del Imperio estuvieron colonizadas por campesinos-soldados, que no solamente substituían muchos de los costosos mercenarios, sino que también ayudaban a sanear el presupuesto nacional con sus impuestos. Gracias a estas reformas, Bizancio rechazó a los bárbaros en el siglo VI y más tarde a los búlgaros y los árabes.

© buscafortunas.com 


Este texto fue traducido del alemán: Niedergang und Ende Roms