>> buscafortunas.com +++ Historia social de los mercenarios  
  ARTÍCULOS      LIBROS     PELICULAS    VIDEOS     ENLACES    DISCLAIMER 

Los Terribles

La secesión de Katanga.

Las colonias fueron largo tiempo el último refugio de los mercenarios. En sus guerras sucias y poco populares el patriotismo no era un factor importante y la muerte de extranjeros no inmutaba a nadie. Pero con el fin del colonialismo - Argelia era una de sus últimas batallas - desapareció también esta oportunidad de encontrar un trabajo. Durante la guerra fría el mundo estaba dividido en dos bloques cuyos grandes ejércitos se formaban de auténticos patriotas. Los mercenarios eran algo perteneciente a tiempos lejanos, que ya no tenía un lugar en el mundo moderno. Pero entonces llegaron esas extrañas noticias sobre las luchas en el Congo, aún más raras porque narraban historias de mercenarios blancos, descritos por un autor como "genios diabólicos sacados de una anacrónica y desagradable botella medieval".

Moise Tschombe Tras la aparición de las primeras revueltas después de la declaración de indepencia del Congo, los belgas abandonaron rápidamente el territorio. Bajo su dominio, ninguna fuerza política nacional ni tampoco ningún movimiento de liberación organizado habían podido desarrollarse, quedando como alternativas de poder tan sólo el partido político dividido de Lumumba -designado primer ministro en situación de urgencia-, algunos potentados locales, y los soldados coloniales de la Force Publique. Mientras la Force Publique, renombrada ANC (Armée Nationale Congolaise) se sumía en motines y saqueos, los políticos en Leopoldville se peleaban por el poder, y en todo el territorio las tribus recuperaban sus tradicionales confrontaciones; la Unión Minera belga intentaba salvar sus prebendas más importantes. Éstas yacían en el rico subsuelo de la provincia de Katanga, al sur. Para ello, los belgas encontraron al socio adecuado en Moise Tschombe, quien pocos años antes había fundado un partido secesionista en Katanga.

Con la Union Minière cubriéndole las espaldas, Tschombe declaró, poco tiempo después de la independencia del Congo, la secesión de Katanga. Antes de su definitiva salida, los belgas desarmaron a las unidades de la ANC en Katanga y dejaron a Tschombe dinero, armamento y algunos instructores militares. No había nada más que hacer. Pero los desórdenes en el Congo y la secesión de Katanga invitaban a la ONU a una intervención. Ni los americanos, ni los rusos, y ni siquiera los nuevos estados africanos deseaban una alteración de las fronteras establecidas. Para todos estaba claro que el potencial éxito de la independencia de Katanga generaría numerosas guerras en todo África. Las tropas de la ONU, ensimismadas en sus propias querellas y ocupadas principalmente con las revueltas en Leopoldville, no preocupaban inicialmente a Tschombe. Por contra, le intranquilizaban bastante más los Baluba, quienes en el norte de Katanga se habían rebelado contra él con el apoyo de Lumumba. Para someter a los Baluba y consolidar su poder, Tschombe necesitaba mercenarios profesionales que, al contrario que los instructores dejados por los belgas,  tomaran parte activa en la lucha.

Mapa del Congo Los primeros mercenarios llegaron de aquellos países en los que las actuales o recién terminadas guerras coloniales habían dejado veteranos en paro: Bélgica, Inglaterra, Sudáfrica, Rhodesia y la Algeria francesa. Su trabajo debían empezar con la instrucción de los llamados "gendarmes de Katanga", reclutados entre las tribus sometidas a Tschombe.  Era un pequeño ejército formado por algunos cientos de blancos y un par de miles de "gendarmes" que, en cualquier caso, estaba muy por encima de las espadas y machetes de los Balubas. Como en todas las guerras entre tribus en África, los enfrentamientos se caracterizaron por la extremada crueldad de ambos contendientes. Con sus tropas de choque, pequeñas, motorizadas y muy bien armadas, los mercenarios extendieron rápidamente el miedo y el terror entre sus enemigos, y los Balubas que no había sido masacrados o subyugados, huyeron a miles hacia el norte. Estas "acciones de liberación" acuñaron para los mercenarios el apodo de "Les Affreux" (Los Terribles). La prensa internacional daba noticia de sus atrocidades, al tiempo que los protagonistas convertían esta prensa en su mejor arma, ya que a menudo su simple aparición provocaban el pánico entre sus enemigos.

Mientras Tschombe afianzaba de este modo su lenta pero efectiva expansión en el territorio, Lumumba reclamaba cada vez más vehementemente la intervención de las Naciones Unidas en contra de los secesionistas. Pero éstas no se animaban a participar militarmente y se limitaban a firmar resoluciones en las que se requería la retirada de los mercenarios extranjeros. Ya que el Congo sin Katanga no podía sobrevivir económicamente y la ONU no parecía ofrecer ningún apoyo efectivo, Lumumba se dirigió a los rusos. Con ello, consiguió atraer la atención de la CIA quien rápidamente encontró en el General de la ANC Mobutu el representante adecuado para sus intereses. Con el apoyo de los americanos, Mobutu inició un golpe militar y Lumumba, quien había buscado refugio en un cuartel de la ONU, fue enviado a Katanga bajo circunstancias nunca aclaradas. Allí, claro, los gendarmes de Tschombe se ocuparon aplicadamente de él.

Mad Mike Tras la muerte de su principal enemigo, Tschombe estaba en el punto más álgido de su poder: en Bélgica y en Sudáfrica fueron reclutados nuevos mercenarios a los que se incorporaron pequeños grupos de paracaidistas de la Legión Extranjera, ya que precisamente entonces -y a causa del fallido golpe de estado en Argelia- su 1.Regimiento había sido disuelto. Se formaron nuevas unidades, otras fueros desmembradas; y unos pocos mercenarios fueron hechos prisioneros por las tropas de la ONU -que finalmente había decidido intervenir- y expulsados del país. En esta situación de cambios continuos había, sin embargo, entre los secesionistas tres formaciones que podían ser reconocidas: los belgas, bajo la dirección de Jean ("Black Jack") Schramme, quien antes de la independencia había sido granjero en el Congo; los sudafricanos, con el irlandés Michael ("Mad Mike") Hoare al mando, quien había adquirido experiencia en lucha en la jungla como oficial colonial en Malasia; y el grupo de paracaidistas franceses dirigidos por Bob Denard, un veterano de las guerras de Indochina y Algeria. A ellos se les añadían algunos aviones pilotados por polacos y sudafricanos.

Los polacos eran exiliados que, tras la II Guerra Mundial en la que habían luchado para Inglaterra, no habían vuelto a Polonia, "vendida" secretamente por Churchill a Stanlin. Habían llegado al Congo agrupados bajo el liderazgo de un tal "Mister Brown" o "Kamikaze Brown", quien algo más tenía en común con la figura de la novela Lord Jim de Conrad que el simple nombre. En realidad se llamaba Jean Zumbach y había nacido en Polonia de padre suizo y madre polaca. En la II Guerra Mundial había sido piloto y había huido, como tantos otros, a Inglaterra, donde voló para la Royal Air Force. Terminada la Guerra, fundó una compañia privada de transportes aéreos a la que se le sumaban los beneficios del contrabando de diamantes, medicamentos, relojes suizos y divisas. Cuando estos negocios dejaron de ser tan lucrativos, decidió asentarse en París, donde abrió una discoteca y se puso a echar barriga. Tras la declaración de secesión en Katanga, Brown "arregló" unos cuantos aviones para Tschombe con sus respectivos mecánicos y pilotos, entre los que se encontraba él mismo y algunos de sus antiguos camaradas.

Aunque quizás nunca hubo más de 500 mercenarios blancos al mismo tiempo en el Congo, estos pocos junto a los gendarmes de Katanga que habían instruido, no tenían nada que temer del gobierno central. Pero con el asesinato del "comunista" Lumumba, Tschombe había dado un paso en falso. Ya que los Estados Unidos apoyaban al prooccidental Mobutu, las tropas de la ONU cobraron finalmente ánimos para combatir contra Katanga. Los primeros enfrentamientos fueron una clara y ofensiva derrota para la ONU, mucho mejor equipada en hombres y armamentos que los rebeldes. Sobre todo los contingentes suecos e irlandeses no fueron enemigo a considerar para los ex-legionarios y los sudafricanos, bien entrenados en la sucia guerra de maleza. Los suecos recibieron pronto la fama de no atreverse a salir jamás de sus tanques, y una completa guarnición irlandesa de 184 hombres capituló ante un solo mercenario blanco acompañado de algunos gendarmes. "Los Terribles" coleccionaban cascos azules como trofeos y la ONU se ejercitaba de nuevo en la ineficacia.

mercenario al congo Esta situación cambió en diciembre de 1961, cuando la poderosa aviación de las Naciones Unidas arrasó en un ataque sorpresa a toda la fuerza aérea de Katanga. Y después, renunciando a la intervención de tropas de tierra europeas, echó mano de sus propios mercenarios. Los Gurkas indios asaltaron Elizabethville, capital de Katanga, y tras largas e inútiles negociaciones, tomaron en 1963 la ciudad minera de Kolwezi, último refugio de los secesionistas. A pesar que los mercenarios y los gendarmes mostraron extremada dureza en su resistencia, tuvieron que retirarse finalmente ante los profesionales y rutinarios ataques de los Gurkas. La mayoría ya había abandonado el barco que naufragaba, pero un núcleo duro de un centenar de mercenarios y un par de miles de gendarmes se retiraron bajo el mando de Schramme hacia Angola, entonces colonia portuguesa.

Las intervenciones de los mercenarios parecían acabarse aquí. Pero también la ONU estaba agotada. Sus operaciones en el Congo había costado billones, y habían demostrado públicamente las divisiones internas en la organización y su incapacidad para ofrecer una acción efectiva. Por su parte los americanos, a quienes les había tocado la parte del león, habían logrado su objetivo al instalar un gobierno por-occidental, al mando del presidente Kasavubu y del General Mobutu. Tchombe se exilió a España, parte de sus desacreditados gendarmes fueron absorbidos por la ANC y otros pasaron a ganarse la vida como bandidos en la jungla. Los mercenarios habían vuelto a Sudáfrica o a Europa, y otro grupo, comandado por Denard, se dirigió al Yemen, donde se ocuparon en apoyar a los monárquicos en sus enfrentamientos contra los republicanos y el ejército de intervención egipcio. Schrame, como hemos comentado, conspiraba en el norte de Angola a la espera de mejores tiempos junto a Tschombe, con algunos incondicionales y un millar de gendarmes de Katanga. No tenían que esperar tanto.

© buscafortunas.com